Los soportes antivolcados para las estufas independientes

por Nick Gromicko y Kenton Shepard

 
Los soportes antivolcados son los aparatos metálicos diseñados para evitar las estufas independientes de volcar. Ellos son normalmente sujetados a la pierna trasera de una estufa o atornillados a la pared detrás de la estufa, y son incluidos en todos los equipos de instalación. Una unidad que no está equipada con aquellos aparatos se puede volcar si suficiente peso es aplicado a su puerta abierta, tal como el de un pavo grande del día de Acción de Gracias, o hasta un niño pequeño. Una estufa en caída puede aplastar, escaldar o quemar a cualquiera persona atrapado debajo.
 

La inspección de soportes antivolcados

Los inspectores pueden confirmar la presencia de los soportes antivolcados a través de los métodos siguientes:

  • Puede ser posible a ver un soporte montado en la pared al mirar la parte trasera de la estufa. Los soportes antivolcados montados en el piso son muchas veces escondidos, aunque en algunos modelos con los cajones desmontables, tal como las estufas eléctricas de 30" (76.2 cm) hechas por General Electric, los cajones pueden ser desmontados y una linterna puede ser utilizado para buscar por el soporte. Los inspectores deberían de saber que una confirmación visual no garantiza que el soporte ha sido instalado apropiadamente.
  • Los inspectores pueden agarrar firmemente la sección de parte trasera superior de la estufa y volcar la unidad. Si la unidad está equipada con un soporte antivolcado, no volcará más que unas pulgadas antes de su paro. La estufa debería de estar apagada, y todos los artículos deberían de ser quitados de la estufa antes de que esta acción pueda ser desempeñada. Por lo general, es más fácil de detectar un soporte antivolcado por volcar la estufa que por una búsqueda visual. Esta prueba puede ser desempeñada en todos los modelos y puede confirmar la funcionalidad de un soporte antivolcado.

Si ningún soporte antivolcado es detectado, los inspectores deberían de recomendar que uno sea instalado. Los clientes pueden contactar el comerciante o el albañil que instaló su estufa y pedir que ellos instalen un soporte. Para los clientes quienes desean a instalar un soporte antivolcados ellos mismos, la parte puede ser comprada en casi todas las tiendas de ferretería u ordenada de un fabricante. El General Electric mandará a sus clientes un soporte antivolcado por gratis.

Según la CPSC de los Estados Unidos (la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo), habían 143 incidentes causados por los volcados de estufas desde 1980 a 2006. De los 33 incidentes que resultaron en muerte, la mayoría de estas víctimas fueron niños. Un niño pequeño puede ponerse de pie en la puerta abierta de la estufa para ver qué está siendo cocinado y accidentalmente causar la unidad entera a caer encima de él, incluso cualquiera cosa caliente que estaba siendo cocinado en la estufa.  Las personas mayores, también, pueden ser heridas al utilizar la estufa como un apoyo a la hora de limpiar. Los inspectores de InterNACHI quienes inspeccionan los hornos nunca deberían de dejar abierta la puerta del horno cuando el horno no está atendido.

En respuesta a este peligro, el ANSI (El Instituto Nacional Estadounidense de Estándares) y UL, la organización que certifica la seguridad de productos, crearon los estándares en 1991 que requiere que todas las estufas fabricadas después de este año sean capaces de permanecer estable mientras sosteniendo 250 libras (113.6 kg) de peso en sus puertas abiertas. Las instrucciones de fabricantes, también, requieren que los soportes antivolcados proveídos sean instalados. A pesar de estas advertencias, minorista Sears calculó en 1999 que un mero 5% de las unidades de gas y eléctricas ellos vendieron fueron equipados con soportes antivolcados. Como un resultado del fracaso de Sears a cumplir con las regulaciones de la seguridad, ellos fueron demandados y posteriormente requeridos a asegurar las estufas en casi 4 millones de casas, una medida que ha sido especulada a haber costado Sears tanto como 500 millones de dólares.

En resumen, las estufas son susceptibles a volcar si no están equipadas con los soportes antivolcados. Los inspectores deberían de saber de cómo confirmar que estos aparatos de la seguridad están presentes.
 
 

InspectorSeek.com

 

Más artículos de inspección como este

Inspectopedia