Ventanas y Escaleras a Prueba de Niños

por Nick Gromicko y Ethan Ward

 

El peligro  Número Uno para los niños son las caídas, y son la causa dominante de lesiones no fatales en USA dentro de este grupo etario.  Cerca de 8000 jóvenes terminan diariamente en las salas de emergencia por lesiones relacionadas con caídas , sumando casi 2.8 millones por año.  Con estas estadísticas en mente, merece la pena pensar qué hacer para prevenir este tipo de lesiones en el hogar.

Tratando de entender cómo tantos niños pueden lesionarse diariamente por algo tan simple como resbalarse y caer, debemos tener en cuenta un factor importante, como lo es la altura. Muchas veces, observando jugar a los niños nos sorprende su destreza y habilidad cuando parecen tener una caída bastante seria y se levantan sin inmutarse.  Asimismo, una caída o resbalón para la mayoría de los adultos no pocas veces termina en una palabrota mal elegida. Sin embargo, imaginen un pequeño chico que cae desde una altura equivalente a la altura promedio de un adulto, y ahí comenzamos a ver dónde está el peligro. Teniendo esto en cuenta, observemos más de cerca a dos de las áreas más importantes para proteger a los chicos: ventanas y escaleras.

ESCALERAS

Al examinar la seguridad de los niños en relación con las escaleras lo primero que viene a la mente es la reja de seguridad, y por una buena razón: caer por las escaleras puede ser un serio peligro para un bebé o una criatura que recién está comenzando a moverse por sus alrededores. Bien instaladas, las rejas de seguridad de alta calidad pueden ayudar a eliminar esta posibilidad. 

Rejas de Seguridad

Una reja de seguridad es una puerta instalada temporariamente en una puerta o escalera. Permite que los adultos quiten la traba y pasen, pero no lo pueden hacer los niños pequeños. Hay dos tipos básicos de rejas que difieren en su manera de instalación. La primera es una montada a presión. Estas rejas de seguridad se fijan en el lugar por presión contra las paredes o puertas. Pueden usarse en puertas entre habitaciones, por ejemplo para mantener a los bebés gateando lejos de la cocina mientras se está cocinando, pero no son aptas para mantener alejados a los chicos de otras áreas, como el tope de una escalera, donde la caída podría ser un riesgo. 

El otro tipo de reja de seguridad, recomendada especialmente para escaleras, es el herraje montado.  Estas rejas se montan rígidamente en su lugar con tornillos pero son fácilmente removibles cuando no sean necesarias. Una reja de seguridad de herraje montado evitará que los niños pequeños accedan a escaleras adonde podrían ocurrir accidentes.

Para elegir una reja de seguridad puede referirse a las normas establecidas por ASTM para estos productos, y algunos fabricantes también participan en un programa de certificación administrado por  la Asociación de Fabricantes de Productos Infantiles. Cualquier reja que elija debería cumplir con las normas ASTM, que asegurarán que la reja no implica ningún peligro para los niños. Los productos que satisfacen estas normas tendrán una etiqueta en el embalaje o en la propia unidad. 

Barandas

Para los padres de chicos que ya han superado la necesidad de rejas de seguridad pero que todavía son pequeños y curiosos, especialmente los propensos a treparse a todo, el espacio entre balaustres en los pasamanos se vuelve una preocupación.  Un inspector de InterNACHI sabe que una escalera de cuatro o más peldaños debería tener una baranda continua no más baja de 34 pulgadas ni más alta de 38 pulgadas por lo menos de un lado, con balaustres no separados más de 4 pulgadas entre sí.  Si hay espacios entre los rieles verticales o peldaños que permitan pasar un objeto de más de 4 pulgadas, debería informarse durante la inspección como algo necesario de reparar  porque tiene el riesgo de que un chico que trate de subirse a la escalera se quede atascado entre estos

 


































VENTANAS

Si los peligros asociados con las caídas se agravan por la altura de la caída, entonces las ventanas pueden presentar una mayor preocupación que las escaleras. Se estima que más de  4,000 chicos son llevados a salas de emergencia anualmente por heridas debido a caídas desde las ventanas. Se han informado de por lo menos 120 muertes durante 1990.  El riesgo de lesiones por accidentes relacionados con las ventanas en los hogares puede disminuirse considerando algunos temas comunes.

La primera y más simple acción es asegurarse que no hay muebles en áreas que puedan facilitar que el chico se acerque y abra o cierre una ventana. Cualquier mueble que diera la posibilidad de subirse debería ser cambiado de lugar y alejado de las ventanas. 

Cierres, Topes y Protecciones

A medida que los chicos empiezan a crecer y pueden acceder a ventanas estando parados, es importante instalar seguros a prueba de niños. Hay muchos tipos de seguros para ventanas que, al igual que las rejas de seguridad, permitirán que el adulto abra y cierre las ventanas, evitando que los niños puedan hacer lo mismo. 

También se consiguen cuñas para ventanas que no permiten abrir la ventana más que un ancho predeterminado.  La apertura recomendada, como el espacio entre balaustres, no debe superar las 4 pulgadas. Esto elimina la posibilidad de que el chico o uno de sus miembros pueden pasar entre ellos. Estas cuñas son fáciles de quitar por un adulto cuando lo considere necesario. 

Una opción a considerar es la protección de ventanas, que puede ser vertical u horizontal. Se fija al marco y puede ser quitado por un adulto, pero será un impedimento para el chico.  Las protecciones vienen en forma de barras o travesaños  cruzados, que no deben tener una separación mayor a 4 pulgadas. La protección de las ventanas conservan la funcionalidad de las ventanas al mismo tiempo que otorgan seguridad para el niño cuando la ventana está abierta.  Sin embargo, aunque haya protecciones instaladas, los chicos no deberían jugar cerca de ventanas, estando abiertas o cerradas. Trate de abrir las ventanas solamente desde arriba, si fuera posible. Y nunca confíe que los mosquiteros de las ventanas vayan a evitar que el chico se caiga, ya que no han sido diseñados para esto.

Con algo de precaución, algunos productos ingeniosos y no caros, más la adherencia a códigos de edificación  pueden disminuir satisfactoriamente  los riesgos de lesiones por caídas. Su inspector de InterNACHI puede evaluar los temas de seguridad de su casa, y aconsejarle sobre las medidas más efectivas para protección de los chicos y así mantener segura a  su familia.

 

InspectorSeek.com

 

Caídas de Ventanas

Rejas de Ventanas

Más artículos de inspección como éste