Condensación en Ventanas de Doble Vidrio

 

por Nick Gromicko y Kenton Shepard   

 

Condensación es la acumulación de agua en estado líquido sobre superficies relativamente frías.

Casi todo el aire contiene vapor de agua, la fase gaseosa del agua, compuesta  por pequeñas gotas de agua. En aire caliente, las moléculas están muy separadas entre sí y permiten la contención de cantidades relativamente grandes de vapor de agua. Cuando el aire se enfría, sus moléculas se acercan entre sí y comprimen las pequeñas gotas de vapor haciéndolas también acercarse entre sí. Hay una temperatura crítica, llamada punto de rocío, que es cuando estas gotas de agua son forzadas a juntarse,  de manera tal que emergen como líquido visible en un proceso llamado condensación.

Las ventanas de doble  vidrio  tienen una capa de gas (generalmente argón o aire) atrapado entre ambos paneles de vidrio que actúa como aislación para reducir la pérdida de calor a través de la ventana. Otros tipos de gases que se usan en este espacio tienen distintos efectos en la ganancia o pérdida de calor a través de la ventana. Algunas ventanas también poseen una película fina entre ambos paneles que separa el espacio entre paneles en dos espacios, reduciendo más la pérdida de calor o la ganancia de calor a través de la ventana. Si las ventanas de múltiples paneles aparecen empañadas o nubladas, esto significa que el sello protector de la estructura de la ventana ha fallado.

Desecante de Sílice

Un desecante es un material absorbente concebido para mantener seco el espacio que está protegiendo. En ventanas de doble vidrio, los gránulos de sílice dentro de la franja perimetral de aluminio absorben la humedad del aire de entrada en el espacio entre ambos paneles. Si no fuera por el desecante de sílice, la humedad presente entre los paneles condensaría cuando el vidrio se enfría por debajo de la temperatura de rocío.

El desecante de sílice tiene una inmensa área superficial, de aproximadamente 7,200 pies cuadrados por gramo, lo que le permite absorber grandes cantidades de vapor de agua. Como el sellador va perdiendo su eficacia con el tiempo, va a ingresar mayor cantidad de aire húmedo en el espacio entre ambos vidrios, y eventualmente los gránulos de desecante de sílice se van a saturar y no estarán en condiciones de evitar la formación de condensación. Una ventana de doble vidrio que se muestra borrosa o que tiene una visible condensación significa que ha fallado y que necesita ser reparada o reemplazada

¿Por qué fallan las Ventanas de Doble Vidrio?: Bombeo mediante Energía Solar (Térmica)

Aunque las ventanas de doble vidrio aparecen como estables, realmente experimentan un ciclo diario de expansión y contracción debido al bombeo solar. La luz solar calienta el espacio de aire entre los paneles y causa que el gas se caliente y expanda, presurizando el espacio entre paneles. De noche, el vidrio se enfría y el espacio entre los paneles se contrae. Este movimiento actúa como los fuelles de una fragua y esto se llama bombeo solar.

Con el tiempo, las fluctuaciones constantes de presión causadas por el bombeo solar generarán tensiones en el sello. Eventualmente, el sello generará pequeñas fracturas que lentamente crecerán en tamaño, lo que permitirá el aumento de las cantidades de infiltración y ex filtración de aire en el espacio entre los vidrios.

Factores de Falla

Las ventanas ubicadas sobre el lado soleado de la casa experimentarán grandes oscilaciones de temperatura, lo que aumentará las cantidades de bombeo térmico, esfuerzos en los sellos y tasa de fallo.

Las ventanas de PVC tienen un mayor coeficiente de expansión que les provoca mayores  tensiones a  largo plazo en ventanas de doble vidrio, y una tasa de fallos más alta. Las ventanas también tienen fallas por lote, lo que describe de alguna manera los ciclos de producción de ventanas, especialmente en las ventanas de PVC, que son defectuosas, lo que significa que el armado de los paneles ha sido realizado con sellos algo defectuosos lo que hará que la ventana falle prematuramente.

La Naturaleza del Daño

Si se la deja continuar, la condensación en la ventana llevará inevitablemente a daños físicos irreversibles de  la ventana. Este daño se puede presentar de dos maneras:

  • Encauzado. El vapor condensado entre los paneles de vidrio formarán gotas que bajarán por la ventana. El agua que va cayendo de esta manera tiene la tendencia a seguir caminos angostos y formar ranuras dentro de la superficie del vidrio. Estas ranuras se forman bajo un proceso similar a la formación de un cañón de piedra.
  • Bruma de sílice.  Cuando la sílice se saturó, se va a erosionar con el pasaje de corrientes de aire y se acumulará como “copos de nieve” sobre la superficie de la ventana. Se estima que cuando este daño está hecho, se debe reemplazar la ventana.

Detección de Fallas

La condensación no es siempre visible. Si la falla es reciente, la ventana fallada puede no ser evidente, ya que la condensación no se forma hasta que la ventana se calienta por la incidencia directa del sol. Las ventanas que están a la sombra pueden no evidenciar esta falla, por lo que los inspectores deberían eludir la responsabilidad de descubrir ventanas de doble vidrio con fallas.

La Imagen Térmica como Herramienta de Detección

Bajo condiciones adecuadas, es posible utilizar una cámara infrarroja (IR) para detectar ventanas con fallas. Las cámaras IR están diseñadas para registrar diferencias de temperaturas.

InterNACHI ofrece un curso de imagen térmica que incluye información sobre el uso de cámaras IR para este fin y un foro de mensajes dedicado a  IR.

Recomendaciones para el caso de Ventanas con Fallas

Según los expertos de la industria, el conjunto acristalado puede ser reemplazado en aproximadamente el 75% de las veces.  Ocasionalmente, deben reemplazarse los marcos, y solo el 5% de estos casos requiere el reemplazo de toda la ventana.

Los inspectores deben ser conscientes que hay compañías que dicen poder reparar ventanas empañadas a través de un proceso llamado “desempañado.”

Este método de reparación sigue los siguientes pasos:

  1. Se taladra un agujero en la ventana, generalmente desde afuera, y se rocía dentro de la cámara de aire con una solución de limpieza.
  2. La solución y cualquier humedad remanente se retira con una aspiradora.
  3. Se inserta en forma continua un dispositivo desempañador en el orificio que permitirá liberar la humedad durante el bombeo térmico.

Los inspectores deberían saber que hay actualmente un debate acerca de si este proceso es  una reparación  aconsejable de las ventanas con fallas, o si solo remueve el síntoma de la falla. La condensación aparece cuando la ventana está comprometida, y la remoción del agua no reparará el sello. Una ventana “reparada” de esta manera, aunque no tenga condensación, puede no brindar ninguna aislación adicional. Este método es todavía muy nuevo y las opiniones acerca de su efectividad difieren ampliamente. De cualquier manera, el “desempañado” mejora ciertamente el aspecto superficial lo que es de valor para ciertos propietarios. También puede reducir el posible daño causado por la condensación en forma de moho y podredumbre. Existe cierto escepticismo sobre su efectividad y la efectividad del costo de este método de reparación.

Resumiendo, la condensación en ventanas de doble vidrio indican que el conjunto vidriado ha fallado y necesita ser reparado o reemplazado. La condensación visible puede dañar los vidrios y es el principal indicador de la fallas del sellador.

 

InspectorSeek.com
 

Recursos Ecológicos

Inspección de Condensación