Inspección del Cerco Eléctrico

por Nick Gromicko


Los cercos eléctricos son una barrera “de temor” que utilizan una descarga eléctrica para trazar un límite y desalentar a los animales y a la gente a atravesarlos. Principalmente, se usan para proteger el ganado y las mascotas domésticas evitando que se alejen de un área autorizada y disuadiendo el ingreso de depredadores al área.

Un efectivo cerco eléctrico incluye la interconexión de los siguientes cuatro componentes:

  • El energizador  transforma la potencia de una batería de bajo voltaje, la corriente de una casa o la luz solar, en una descarga eléctrica de alto voltaje.

  • El conductor  es el alambre que transmite la descarga del energizador al animal o a la persona  que lo toca. Generalmente es un alambre de acero  galvanizado o aluminizado, cubierto  de una banda o cuerda plástica. Fabricados en distintas configuraciones, todos los alambres cubiertos de plástico contienen alambres finos de acero inoxidable o de cobre que están tejidos dentro de una tela sintética, permitiendo la conducción de electricidad.

  • El poste soporta al conductor a la altura deseada, mientras que el aislador evita que la electricidad del alambre se fugue a tierra a través del poste. Algunos postes son no conductores y entonces no se necesitan los aisladores.

  • La puesta a tierra normalmente está compuesta de barras metálicas insertadas en el suelo cerca del energizador y conectadas a ésta por un alambre. Se cierra el circuito cuando un animal o una persona toca el conductor, lo que permite el flujo de corriente desde el conductor a través del cuerpo y al suelo, adonde la humedad transporta la corriente a las barras y retornan al energizador. La falta de un circuito a tierra es lo que hace que un pájaro pueda posarse sobre una línea de alto voltaje.

En general, un cerco eléctrico debería entregar suficiente energía como para asustar- no lastimar- por lo que un animal que se rasca contra el cerco lo hará retroceder de la defensa pero no sufrirá quemaduras eléctricas ni heridas permanentes. La sensación debería ser similar a la de escozor que produce por la rotura de una banda elástica. Hay excepciones en prisiones, instalaciones militares y estaciones  de servicio público vitales que evitan escapes e intentos de vandalismo.

Los cercos con alto poder de electrificación para la aplicación, ya sea por accidente o por diseño, son un serio peligro de seguridad. Además de la exposición innecesaria e inhumana de animales de granja o mascotas a descargas inseguras, los propietarios deben considerar los peligros inherentes de estos cercos para los bomberos, la policía o los intrusos. Tenga en cuenta que el “intruso” puede ser un niño inocente, tal el caso de una niña de 6 años de Texas que murió en forma instantánea al tocar el cerco eléctrico de un vecino. El capitán de la policía en la investigación dijo que “ el amperaje era muy alto,, suficiente para dar energía a media casa. No tuvo tiempo de pedir ayuda, cerrar su ojos…nada”, según la KLTV. El dueño de la propiedad fue declarado culpable de homicidio criminalmente negligente.

Otros casos de abuso de sobretensión en los cercos: una mujer mayor de Nueva York perdió la vida al tratar de liberar a su mascota de un cerco eléctrico. La tensión era muy alta y el cerco no poseía regulador de pulso de descarga. Un  hombre de Denver, Colorado, cayó en su propio cerco  –un proyecto DIY diseñado para contener a sus perros dentro del patio, y seteado para entregar voltaje letal, y sin el agregado de un regulador. (De cualquier manera, recibió un Premio Darwin póstumo por sus esfuerzos)

Algunos consejos adicionales:

  • Los rayos son una de las principales causas de incendios de los cercos eléctricos y de problemas de funcionamiento del controlador. Utilicen las siguientes estrategias para minimizar los peligros ocasionados por los rayos:

    • Desconecte el controlador de la línea del cerco y de la fuente de energía cuando se espera una tormenta.
    • Instale  un  desviador de rayos (comúnmente llamado pararrayos) entre el cerco y el controlador. Esto desviará la electricidad generada por el rayo a tierra antes de provocar cualquier daño al controlador.
    • Instale un supresor de sobretensión para proteger al controlador en el lugar de los servicios. El supresor se conecta a la salida y el controlador al supresor.
    • Instale un interruptor de corte como una manera rápida de desconectar el cerco del controlador sin estar realmente cerca del cerco. Este interruptor permite que el cerco sea desconectado en forma conveniente cuando se deba trabajar sobre éste.
  • Se debe dimensionar adecuadamente el energizador en función del tipo de animal que se vaya a mantener dentro del perímetro. Por ejemplo, en el caso de las ovejas, se necesitará un voltaje mayor, dado que su espesa lana (especialmente en invierno) es un eficaz aislante contra descargas. La lana quemada se enrolla en el conductor y posteriormente anula la descarga al resto de la manada, ya que las otras ovejas siguen a la primera oveja en el camino,  al patio de un vecino o  a la manada de espera de coyotes hambrientos. Por supuesto, el tamaño del animal también es un factor a tener en cuenta, tal el caso de un perro pequeño que no necesitará  una sacudida tan fuerte como la de un caballo. También, debe considerarse la extensión del cerco, ya que la potencia de la descarga se disipará si se la forzara a recorrer muy lejos por el conductor. 

  • Una pobre puesta a tierra debilita la descarga eléctrica y puede interferir con radios, teléfonos y televisión. Deberían instalarse múltiples barras de puesta a tierra, cada una de entre 6 y 8 pies de largo, y agarradas con adecuadas abrazaderas de puesta a tierra. En climas fríos o muy secos, puede necesitarse de un alambre de puesta a tierra que corra paralela al alambre vivo de manera que el sistema no dependa de suelo aislado seco o congelado. 

  • La cinta o el cable de poliéster otorgan mayor resistencia a  la tracción y son útiles para aplicaciones de alto voltaje, sin embargo la mayoría de los cercos eléctricos son de aluminio o de hierro galvanizado. Nunca utilice más de un tipo de metal, ya que la corrosión aparece cuando se empalman dos metales distintos, lo que debilita la conexión y a todo el cerco eléctrico. 

  • Los cercos deberían estar equipados con señales de advertencia que alerten a los transeúntes sobre el peligro, ya que no siempre es obvio que el cerco está electrificado. En una situación bizarra tomada por una cámara de seguridad, un hombre fue noqueado y quedó inconsciente mientras orinaba contra un cerco que él no sabía que estaba electrificado. 

  • Equipe el cerco con una iluminación que esté encendida cuando el cerco no está operativo. De esta manera, quien opera el cerco  puede repararlo rápidamente antes que los animales encerrados se den cuenta de la situación. Los inspectores pueden saber si un cerco está funcionando tocando con el extremo metálico de un destornillador sobre el conductor, sosteniéndolo desde el mango aislado. Un cerco activo debería generar un arco eléctrico visible y audible. No utilice un elemento no aislado, como el caso de una cuchilla para cortar el pasto. 

  • Nunca toque un cerco que puede estar electrificado (ni ningún circuito vivo con voltaje peligroso) con ambas manos, porque esto provocará la circulación de corriente a través del corazón y los pulmones. Siempre tenga una mano en el bolsillo de manera  de evitar que accidentalmente toque algo que a lo sumo cause dolor pero que no provocará un paro cardíaco mortal.  

  • Nunca electrifique alambrados. Poca imaginación hay que tener para darse cuenta de lo que sucederá cuando el alambrado queda atrapado con el cuero del animal.

  • Mantenga alejado de los cercos eléctricos cualquier producto inflamable. Pueden generarse chispas y arcos eléctricos debido a las condiciones climáticas, caídas de rayos, sacudida de  ramas de un árbol contra el cerco o una falla del cerco. 

  • Asegúrese de adquirir aisladores de alta calidad y duración extendida que no se degradarán con la exposición a los rayos ultravioletas. Los aisladores baratos se debilitarán y eventualmente de destruirán. 

  • Coloque los postes del cerco firmemente, al menos a 2 pies de profundidad en la tierra sobre suelo firme o concreto, especialmente si planea contener animales grandes. Separa los postes lo suficiente para que los alambres puedan doblarse, en vez de forzarlos a tensiones indebidas en los postes y aisladores. 

Resumiendo, los cercos eléctricos son elementos de disuasión útiles y prácticos en varias aplicaciones, tanto comerciales como residenciales.  Pero aquellos cercos eléctricos mal diseñados o mal mantenidos pueden herir gravemente o matar a animales y seres humanos.

 

InspectorSeek.com

 

Tome el curso gratis de InterNACHI, en línea, acerca de Cómo Realizar una Inspección Eléctrica Residencial.

Seguridad Eléctrica

Más artículos de inspección como éste