Inspección por Presencia de Ácaros del Polvo

por Nick Gromicko

 

Los ácaros del polvo son arácnidos microscópicos que prosperan en el interior de lugares cálidos y húmedos, tal el caso del interior de almohadas y  colchones. Se alimentan de restos de piel que se desprende regularmente de los seres humanos y sus mascotas. El peligro que generan los ácaros del polvo  a los ocupantes de edificios  es menor comparado con otros minúsculos moradores de las camas, como el caso de las chinches.  Sin embargo, a diferencia de los parásitos succionadores de sangre, los ácaros del polvo viven virtualmente en cualquier hogar y en grandes cantidades. Dado su pequeño tamaño, la posibilidad de acceso a grandes cantidades de comida, y su insaciable anhelo de crianza, los ácaros del polvo pueden llegar a 100,000 en tan solo una yarda cuadrada de alfombra. Poseen alérgenos conocidos y pueden generar reacciones alérgicas en individuos propensos, por  lo que es importante aprender estrategias de manejo de poblaciones y detección de ácaros del polvo.


 

Tamaño e Identificación

Con solo  0.42mm de longitud y 0.25mm a 0.32mm de ancho, los ácaros del polvo típicos son difícilmente visibles en un fondo negro con luz natural, y se necesita de un microscopio para observar claramente sus características. De color azul cremoso y de forma rectangular, poseen ocho patas peludas, y no tienen ojos ni antena. Si bien su presencia puede comprobarse microscópicamente, la prueba es un gasto innecesario ya que virtualmente siempre está presente en los ensayos.

Alergias

Los ácaros del polvo son de consideración desde el punto de vista médico ya que sus heces contienen una proteína que puede causar reacciones alérgicas en ciertos individuos. A continuación algunos de los síntomas de alergia experimentados por las víctimas:

  • Asma y dificultades respiratorias;
  • en chicos, frecuente frotamiento ascendente de la naríz;
  • fiebre de heno;
  • goteo nasal;
  • ojos con picazón, rojos o llorosos;
  • congestión nasal ;
  • picazón de nariz, del paladar y/o la garganta;
  • goteo pos nasal;
  • presión facial y dolor;
  • tos;  y
  • piel hinchada y azulada debajo de los ojos.

Aunque existe una predisposición genética a las reacciones alérgicas, también pueden aparecer y desarrollarse con el tiempo, especialmente en el caso de infancia expuesta. De 18 a 30% de los Americanos son alérgicos a las heces de los ácaros del polvo, y casi la mitad de los hogares americanos poseen niveles de alérgenos de ácaros del polvo suficientemente altos para generar una sensibilidad en gente sin problemas alérgicos previos. Un médico puede confirmar alergia a los ácaros del polvo con análisis de piel o sangre.

Erradicación y Manejo

El polvo de octaborato de disodio tetrahidratado se utiliza para erradicar los ácaros del polvo en las casas. Usando medidas no químicas, como la limitación de disponibilidad de comida, la adecuación de las condiciones de vida y la remoción o muerte de los propios bichos también puede ser efectiva. Específicamente, los propietarios pueden llevar a cabo algunas de las siguientes prácticas de manejo:

  • Reducir los niveles de humedad. Estudios demuestran que el uso de un aire acondicionado o de mantas eléctricas puede deshumidificar lo suficiente como para reducir el número de ácaros del polvo que se encuentran en el hogar.
  • Polvo. Antes de aspirar, limpie las superficies con polvo usando un paño húmedo, asegurándose de no diseminar  el polvo.
  • Vacío. El vacío es la herramienta más importante en el arsenal de ácaros del polvo del propietario. Un aspirado profundo y rutinario de las alfombras, muebles, telas y otros equipamientos hogareños mantendrá bajo control la población de ácaros del polvo. Utilice una aspiradora con filtro HEPA para evitar volver a dispersar el polvo dentro del hogar. Una persona alérgica no debería efectuar la limpieza.
  • Utilice purificadores de aire. Un filtro purificador de aire HEPA reducirá el nivel de ácaros del polvo en el aire. Sin embargo, la efectividad de estos productos es limitada, ya que los ácaros del polvo generalmente no están en el aire.
  • Aísle las mascotas. Las mascotas generan grandes cantidades de caspa, que son una fuente de alimentación de los ácaros del polvo. Ubique los cuartos de estas mascotas lejos del suyo y en un lugar que sea de fácil limpieza como las maderas lavables o los pisos de vinilo. Si es posible, evite tener mascotas muy peludas y manténgalas afuera.
  • Aísle los tejidos. Retire los muebles tapizados, las ropas, las cortinas, las alfombras y los tapetes de los dormitorios de individuos alérgicos.
  • Reduzca las filtraciones de aire. Puertas y ventanas abiertas permiten la entrada de polen, lo que es un alimento para los ácaros del polvo, además de ser un alérgeno por sí mismo. El aire húmedo de verano también puede infiltrarse en el interior y aumentar los niveles de humedad, lo que favorece la diseminación de ácaros del polvo.
  • Lave la ropa de cama. Investigaciones han demostrado que el lavado con detergente con agua tibia (77° F) elimina casi todos los ácaros del polvo de la ropa de cama. Diez minutos en unos secarropas a altas temperaturas matará todos los ácaros del polvo de la ropa de cama.

La exageración y los temores han generado una industria total para detergentes, filtros de aire y otros productos que supuestamente protegen a los habitantes de un edificio de los ácaros del polvo, que son inofensivos a quienes no son alérgicos. Estos productos generalmente no rinden como dicen las publicidades y raramente son tan efectivos como las simples medidas mencionadas. Haga su propia investigación comprando en función de una publicidad inteligente y asegúrese de contratar un inspector InterNACHI certificado IAC2 si le preocupan  las plagas domésticas o la calidad del aire. 

Resumiendo, los ácaros del polvo son bichos pequeños de las viviendas que pueden generar reacciones alérgicas en personas sensibles. Su cantidad puede manejarse usando estrategias relativamente simples.

 

InspectorOutlet.com

  

Chinches: Inspección por los Nuevos “Herpes del Hogar"

Asociación Internacional de Consultores Certificados sobre el Aire

Más artículos de inspección como éste