Inspección para Comprobar Defectos en Construcciones Antiguas

por Nick Gromicko

 

Como no se pueden predecir los defectos ocultos en una vivienda desconocida, existen ciertas indicaciones de lo que es posible encontrar. Las viviendas más antiguas, especialmente aquellas que han permanecido en las mismas manos durante mucho tiempo de (o toda) su vida, muchas están afectadas por defectos comunes que los inspectores de InterNACHI  y los potenciales compradores pueden querer conocer.

Los siguientes son algunos de los temas principales en las viviendas más antiguas.

  • El plomo es un metal tóxico alguna vez comúnmente utilizado en la fabricación de pintura para casas y en los accesorios de plomería, y como aditivo en la gasolina. Aunque hace mucho tiempo que está prohibido en nuevas construcciones, las pinturas a base de plomo y las tuberías no removidas pueden significar un alto riesgo para la salud. Las viviendas construidas antes de 1978 pueden tener pintura a base de plomo, que puede ser ingerida por los niños o contaminar el terreno y los huertos. Se identifica fácilmente por su textura como piel de cocodrilo. Además, los caños de plomo se usaron hasta fines de1940, y el plomo puede filtrarse al agua potable. Se identifican por su color gris mate y la facilidad para rayarlos con llaves o monedas.

  • Aislación de amianto, que puede aumentar las posibilidades de contraer cáncer de pulmón y mesotelioma, utilizado en las casas entre 1930 y 1950. La aislación de amianto debe dejarse intacta hasta el momento de su remoción por personal calificado, porque pueden inhalarse las fibras cuando vuelan por el aire, y generar importantes peligros para la salud.

  • Las viviendas antiguas no fueron construidas para cumplir los requisitos de eficiencia energética modernos.  Pueden experimentar pérdidas térmicas por ventanas de panel único, aislaciones insuficientes o comprimidas, fugas por conductos, y calentadores y otros aparatos ineficientes. Debemos señalar, sin embargo, que las viviendas más antiguas capitalizan mejor  las fuentes naturales de iluminación, calentamiento y ventilación a través de sus características de diseño como lo son los postigos exteriores, la sombra de los árboles, y las anchas paredes de ladrillo, que conservan el calor.

  • Los depósitos de combustible enterrados a menudo fueron abandonados y olvidados después que las viviendas cambiaron a nuevas fuentes de suministro de combustible. Hoy en día, estos depósitos pueden transformarse en un peligro de seguridad para los propietarios y sus vecinos, porque su contenido puede filtrarse a los terrenos circundantes. Las pautas de disposición varían y pueden reclamar la remoción del tanque o su llenado con arena o grava. Puede ser requerida una prueba del estado del suelo para investigar si un tanque de combustible abandonado ha tenido pérdidas subterráneas.

  • Los componentes eléctricos obsoletos presentan peligros de seguridad y de incendio, como éstos:
    • Cableado de aluminio. Entre 1965 y 1973, a veces se usaba cableado de aluminio de un hilo en reemplazo del cableado de cobre en circuitos derivados en los sistemas eléctricos residenciales debido a la escalada en los precios del cobre. Después de haber sido usado durante una década por propietarios y electricistas, aparecieron debilidades en este metal, lo que condujo a dejar de usarlo como material para cableado. Aunque bien mantenido el cableado de aluminio es aceptable, generalmente aparecen defectos más rápido que con el cobre debido a ciertas cualidades propias del metal. Se identifica por su color o por las marcas “CO/ALR,” “aluminio” y “AL”;
    • Cableado tipo perilla y tubo (K&T) .Existió un método estandarizado de cableado eléctrico en construcciones  entre1880 y 1940. Ya que los códigos no obligan a su remoción, el cableado K&T sufre de modificaciones inseguras, antigüedad, sobrecalentamiento, y falta de cable a tierra. Se identifica por sus característicos tubos aislantes de porcelana;
    • Falta de disyuntores diferenciales (GFCI). Las viviendas construidas antes de 1970 pueden no estar equipadas con protección GFCI , que protege contra las sobrecargas, los cortocircuitos y las fallas a tierra; y
    • Tomacorrientes sin puesta a tierra, que proporcionan un camino seguro a las pérdidas de corriente eléctricas. La mayoría de los artefactos, como cocinas, refrigeradores y computadoras, tienen enchufes de tres patas y requieren de un tomacorriente de tres agujeros o con puesta a tierra. En EEUU las viviendas construidas antes de 1962 no poseían tomacorrientes con tres agujeros.

  • Pozos, cámaras sépticas y tanques sépticos  se usaban comúnmente en viviendas y edificios antes que se conectaran a las obras sanitarias públicas. Si fueron abandonados y no removidos, estos elementos generan peligros vinculados a su deterioro y colapso.

  • El radón es un gas radiactivo natural identificado como la segunda principal causa de cáncer de pulmón en Estados Unidos. Generalmente ingresa a las viviendas a través de fisuras en las bases, un problema común en construcciones añosas. El radón no se ve, no se huele ni se gusta, por lo que los propietarios preocupados deben consultar a su inspector de InterNACHI acerca de la prueba de radón durante la próxima inspección programada.

Resumiendo, las viejas construcciones padecen de defectos predecibles y de componentes obsoletos. Los propietarios pueden pedir a su inspector de InterNACHI para que inspeccione sobre las actualizaciones esenciales que ayudarán a eliminar los peligros de seguridad y de salud en sus viviendas. Los inspectores de InterNACHI pueden querer presentar a sus clientes la Carta de Expectativa de Vida Estimada de InterNACHI.

   

InspectorSeek.com

Cableado de Aluminio

 Mejora de la Eficiencia Energética en Edificios Históricos

Cableado tipo Perilla y Tubo

Indicios de Plomo para Inspectores  

Gas Radón  

Peligros e Inspección de un Tanque Subterráneo de Almacenaje de Combustible

Página de InterNACHI sobre Recursos Ecológicos

Carta de Expectativa de Vida Estimada de InterNACHI.

Más artículos de inspección como éste